Future of Schools

Metro Nashville Schools kicks off school discipline reform, hopes to be model for state, nation

PHOTO: G. Tatter
Tracy Bruno, a middle school principal in Nashville, leads a group discussion on school discipline as part of a new initiative to address racism in Metro Nashville Schools.

District officials, educators, and community members came together today in Nashville to kick off an initiative aimed at reducing racial disparities in school discipline. Their ambitions were not merely local.

District leaders and the national organizations backing the initiative, called PASSAGE, hope Nashville can help Tennessee and the nation change a status quo that President Barack Obama has called unacceptable. Across the country, students of color are suspended and expelled at a far higher rate than white students.

The same is true in Nashville. Nearly 70 percent of students expelled in the district in 2011-2012 were black, even though black students made up only 45 percent of the student population.

PASSAGE, which stands for Positive and Safe Schools Advancing Greater Equity, aims to harness educators’ and community members’ insights to understand and reduce those disparities. The Atlantic Philanthropies and Annenberg Center for School Reform at Brown University are organizing the initiative, which includes Los Angeles, Chicago, and New York City in addition to Nashville.

At the kickoff meeting, Nashville Superintendent Jesse Register said the district was chosen because of its capacity for improvement. Last year, Nashville began using data about absences, academic performance, and misbehavior to refer middle schoolers who would be likely candidates for suspensions to social workers instead. The district had 300 fewer middle school expulsions, while the number of expulsions in other schools rose.

“For areas to which we’re paying attention, that we’re leveraging effort and resources, we’re seeing positive outcomes,” said Tony Majors, the district’s director of support services.

Majors said changing the way students are disciplined is an obvious strategy in the district’s push for academic improvement. He noted that not a single elementary school student who had received in-school suspension in Nashville last year achieved proficiency on the TCAP, the state’s standardized tests.

Over the next two years, the steering committee will come up with a model for addressing school discipline that tries to both prevent behavioral infractions from occurring by pairing students with more support services, as well as making sure disciplinary responses are fair when infractions do occur. The district will be sharing their findings with the other cities in PASSAGE. If successful, the Annenberg Institute, which districts from across the country consult about education reform, will promote the models the cities come up with over the coming months.

Despite the reforms Nashville has already undertaken, there’s more to be done, said keynote speaker Allison Brown said. Brown is a former civil rights attorney for the U.S. Department of Justice and a leader of the school discipline reform movement.

“I don’t usually get to address folks who have done it right,” Brown said. But, she continued, “I want you to push yourselves.”

 

change of heart

Chicago school board backs down on ID policy but clings to limits on speakers

PHOTO: Elaine Chen
The Chicago Board of Education

Public visitors to the monthly Chicago Board of Education meetings will not be required to show ID to enter the meetings, despite a notice in the September agenda prominently displaying the rule.

“It is crucial for the board’s monthly public meetings to be open to all interested community members, and to ensure no barriers to participation exist, we are rescinding the photo ID requirement for tomorrow’s meeting and all future meetings,” Chicago schools’ spokesman Michael Passman said Tuesday.

The identification rule was not new, and no one had ever been denied entrance for failing to bring ID, according to Passman. But the Chicago Teachers Union and several community members complained when the September agenda was released earlier in the week, prominently displaying the rule front-and-center.

Union Vice President Stacy Davis Gates called the ID requirement a “Jim Crow-era voter suppression” tactic that could “disenfranchise black voters and scare off undocumented residents.”

The board, however, is not planning to back down from another rule it also highlighted in the September agenda, according to Passman: That one prohibits public commenters from addressing the board two consecutive meetings in a row.

Similarly, the limit is not a new policy — in fact, it dates back to 1999. The board opted to spotlight it this month to deter consecutive speakers from signing up for speaking spots and then finding out later they would not be permitted to participate.

Chicago still requires public commenters to register before meetings and limits the number to 60. The two-minute spots usually fill up a day early. Same-day slots for observers who wish to attend but not participate are first-come first-serve.

Among the planned speakers on Wednesday is a group of parents who have written a letter of concern over a district policy requiring Local School Council members to undergo fingerprinting for a background check. They argue it deters participation from undocumented families. Chicago had nearly 200,000 undocumented residents in 2017, according to one demographer’s estimates.

listening tour

Estos padres quieren eliminar los obstáculos para hispanohablantes en las escuelas de Detroit

PHOTO: Erin Einhorn
Un aguacero no pudo detener estas madres el martes. Asistieron una discusión sobre las escuelas en Detroit.

To read this story in English, click here.

Si te parece difícil navegar el sistema escolar de Detroit, imagínate como es cuando nadie habla tu idioma.

Una discusión el martes sobre los obstáculos que enfrentan los estudiantes que hablan español en Detroit dejó en claro que sus padres también se encuentran problemas parecidos.

Los padres que se presentaron en el edificio de Brilliant Detroit quieren apoyar a sus hijos mientras aprenden a leer y hablar en inglés, pero afirmaron que es mucho más difícil hacerlo cuando no se pueden comunicar con las escuelas.

“Uno siente que no tiene valor,” dijo Gloria Vera, hablando de sus interacciones con maestros angloparlantes. “Te sientes que tienes menos oportunidades para hacer preguntas. Yo por ejemplo me da miedo.”

Varias madres confesaron inquietudes sobre los efectos de la ley de lectura de Michigan, que podrá retrasar a estudiantes del tercer grado si su nivel de lectura no es suficientemente alto para el año que viene. Según una investigadora, un 70 por ciento de estudiantes que hablan español en Michigan podrán ser retrasados.

Una madre dijo que quiere apoyar a su hija mientras aprende a leer, pero se preocupaba que su propio nivel de inglés estaba demasiado bajo.

Otra, Delia Barba, sospecha que su hija tiene una discapacidad de aprendizaje, pero afirma que su escuela en el suroeste de Detroit, un barrio mayormente hispanohablante, todavía no la ha examinado.

Barba — como casi todos las madres que asistieron el evento — dijo que las escuelas deben contratar más empleados bilingües.

“No sabemos con quién hablar,” Barba dijo. “No hablan español.”

Chalkbeat, un periódico en linea que se enfoca en las escuelas de Detroit, está recorriendo la ciudad, preguntándoles a padres cuáles asuntos debemos investigar. Esta vez, Chalkbeat fue acompañado por organizaciones centradas en el barrio “Southwest.” Juntos, iniciamos una discusión con docenas de padres, mayormente madres hispanohablantes. Vinieron a la sede de Brilliant Detroit por la mañana, a pesar de un aguacero.

Algunas de las presentes ya habían colaborado con organizaciones locales como Congress of Communities y el Detroit Hispanic Development Corporation para insistir que los líderes del distrito de Detroit expanden acceso para familias que hablan español. Apuntaron que sus preguntas fueron ignorados por administraciones pasadas.

“Los residentes de la comunidad se sienten frustrados en 2018, porque han expresado la necesidad de acceso al idioma en repetidas ocasiones a lo largo de los años y una resolución es continuamente ignorada,” dijo Elizabeth Rojas, una organizadora que también es una madre del distrito. “Sabemos que los estudiantes se van de nuestra ciudad para asistir a los distritos escolares en los suburbios. Si fortalecemos nuestros servicios de idiomas, estamos seguros de que muchas más familias regresarán al distrito.”

En una reunión el mes pasado, el superintendente de escuelas Nikolai Vitti señaló que iba a establecer un “hotline” – linea telefónica – en español y que cada escuela con estudiantes que hablan español iba a contratar a un empleado hispanohablante en la oficina central, entre otras promesas.

Al recibir los resultados de una encuesta en el barrio, los padres ahora se están enfocando en la pregunta de seguridad en las escuelas. Esperan que las escuelas contratarán a más policías bilingües, y que padres que no tienen papeles serán permitidos entrar en las escuelas con una tarjeta de identificación alternativa, por ejemplo un pasaporte mexicano o un ID proporcionado por el mismo distrito.

El martes, los padres reportaron que también hay una falta de servicios bilingües en las escuelas “charter” en el suroeste de Detroit. Angelina Romero, quien llegó con su familia de México en los últimos años, se preocupaba que su hijo del primer grado no está aprendiendo inglés en una escuela “charter,” y que tenía dificultades en comunicarse con su maestra.

“Ojalá que las familias que asistieron este evento se dan cuenta que hay padres en otras escuelas y en otras partes de la ciudad que también quieren más servicios bilingües,” dijo Jametta Lilly, directora del Detroit Parent Network, uno de los anfitriones del evento.

Para Gloria Vera, fue aun más difícil navegar el sistema de educación especializada por la presencia de una barrera lingüística. Su hija recibió un diagnosis de autismo, pero cuando se presentó a la escuela le dijeron que no había suficiente espacio.

“Me dijeron, no puedes matricular tu hija aquí,” dijo Vera.

Le dieron un número de teléfono para llamar, pero Vera dudaba que la ayudara.

“No sabía inglés,” explicó. “Me sentía perdida.”

Encima de la discusión se cernía la ley de lectura del tercer grado. Para estos padres, nunca iba a ser fácil ayudar a sus niños a aprender a leer en un segundo idioma — pero la ley aumentó la presión.

Yesenia Hernandez afirmó que lee a su hija de segundo grado en inglés, pero se preocupaba que su pronunciación no es perfecta.

“Ella está aprendiendo, y yo la estoy confundiendo,” dijo.

Trabajando a lado de cinco madres, Hernandez creó una lista de las maneras en que su escuela podría ayudarle a ayudar a sus hijos. Otros grupos trabajaban en sus propias listas, y cuando compararon los resultados, se notaba muchas semejanzas. Por lo general, los padres querían comunicarse con las escuelas en español, y pidieron recursos — como clases de inglés para adultos  — cuyos beneficios se trasladarían a sus hijos. Un grupo apuntó la “sala de padres” de Priest Elementary-Middle School, donde padres que hablan español pueden reunir para compartir información y recursos.

Quieren apoyar a sus hijos mientras aprenden a leer, pero los padres admitieron que sienten inciertos sobre los efectos de la ley del tercer grado, que iniciará el año que viene. ¿Si sus hijos fueron retrasados al tercer grado, cómo serían afectados?

Para Delia Barba, no había problema: “¿Qué pasa si dicen pasa, pasa, pasa, y no sabe cómo leer?” preguntó.

Pero Gloria Vera tenía dudas. En su barrio, aproximadamente 80 por ciento de los estudiantes hablan español en casa. ¿Cuántos iban a ser regresados?

“En esta parte de Detroit, debe haber una solución,” dijo.